¿Mi perro está bien de salud?

Una de las mejores formas de demostrarle amor y gratitud a tu perro es estando al pendiente de su salud. Para ello no se requiere ser veterinario, basta con que aprendas a observarlo y tengas la intención de cuidar de tu peludo amigo.
Es importante llevar a tu perro al veterinario para que le hagan su chequeo, pero eso es solo parte del cuidado de su salud. Tu misión como líder y amigo de tu perro, es conocer lo que es normal en él, para poder identificar cuando tiene algún cambio y entonces atendérselo antes de que sea un verdadero problema de salud.
Las palmaditas que le das en su cabeza o lomo le son gratas, pero le sirve más que aprendas a acariciarlo de cabeza a cola con un doble fin, cariño e inspección. Agenda en tu calendario una vez a la semana una sesión de 5 a 10 minutos en la cual puedas acariciarlo y conocer su cuerpo de nariz a cola. Reconoce lo que es normal en su cuerpo y presta mucha atención a cualquier cambio que detectes. Recuerda que cualquier cambio en su rutina, como la cantidad de agua que bebe, la cantidad de comida que ingiere e incluso las horas que duerme pueden ser señales de que algo no anda bien. Te enseñaremos 10 cosas básicas que debes de verificar en tu amigo de cuatro patas.
  1. Revisa su nariz. Su nariz saludable puede ser negra, rosa, moteada, dependiendo la raza. Las secreciones de su nariz deben ser siempre transparentes y en pequeñas cantidades. Su nariz puede estar húmeda o seca pero NUNCA muy húmeda y con moco espeso o extremadamente seca y agrietada.
  2. Revisa sus ojos. Sus ojos deben de ser brillantes, no rojizos o amarillentas en las partes blancas de sus ojos (esclera) o recubrimiento del ojo. Sus pupilas deben de ser simétricas y contraerse muy rápido con la luz y dilatarse en la obscuridad. No debe de tener ningún tipo de secreción que salga de sus conductos lagrimales.
  3. Revisa sus orejas. Sin importar la raza o la forma de sus orejas, tu perro cuenta con una capacidad auditiva increíble. Examina sus orejas por fuera y por dentro con la finalidad de encontrar cualquier enrojecimiento o rasguño, cerumen excesivo o mal olor, cuando un perro tiene ácaros en sus oídos se pueden visualizar dentro de su oído como granos de café molido.
  4. Revisa sus encías y dientes. La mayoría de los perros tienen las encías rosadas lo que es lo normal. Verifica con cuidado su hocico y examina sus encías, presionando levemente sus encías y soltando, si su circulación es correcta, la tonalidad deberá ser rosa nuevamente después de segundos de haber soltado la presión. Inspecciona también sus 42 dientes, buscando la falta o la fractura de alguno. Huele su aliento, no debes detectar ningún olor a rancio en su aliento. Si tiene un aliento fétido, podría ser que tenga alguna enfermedad periodontal o algún órgano enfermo como riñones o hígado.
  5. Revisa su respiración. Cuando esté en reposo y no jadeando, cuenta la cantidad de veces que respira por minuto, cada respiración equivale a una inhalación y una exhalación (se infla y se desinfla su pecho). La respiración normal de un perro debe de ser uniforme, regular, sin esfuerzo, entre 10 y 35 respiraciones por minuto.
Esperemos que estos tips te sean de ayuda, en otra ocasión publicaremos sobre como revisar otros puntos de su cuerpo para que puedas tu ayudar a tu perrhijo a tener la mejor salud posible.
Fuente de la imagen: wieselblitz

Posted by
admin