¿Mi perro esta bien de salud? Parte II

Levanta suavemente la piel de su cuello y suéltala. Si está bien hidratado su piel regresara a su sitio inmediatamente ya que cuenta con buena elasticidad debido a que está recibiendo liquido suficiente. Otra señal son sus encías, un perro bien hidratado presenta encías húmedas al tacto.

Revisa su frecuencia cardiaca.

Estando tu perro de pie, presiona con tu palma sobre su caja torácica y cuenta el número de latidos que sientes por minuto. O estando acostado de lado presiona con dos dedos la parte interna de su pata trasera cerca de su ingle para sentir su arteria femoral. Cuenta sus latidos durante un minuto. En las razas pequeñas, el promedio de latidos por minuto es de 100 a 140 y en razas grandes es de 60 a 100.

Revisa su cola.

Los perros utilizan su cola para expresar su estado de ánimo y para mantener su equilibrio. Por esta razón es importante revisarla deslizando tu mano por su cola en busca de cortaduras, espacios sin pelo o bultos. Inspecciona el área anal para detectar cualquier enrojecimiento, inflamación o secreción.

Revisa su pelo y su estómago.

Para revisar su pelaje aprovecha el hecho de que a tu perro le encanta ser acariciado, desliza tu palma acariciándolo desde cabeza hasta su cola y después, con cuidado, en forma contraria con la intención de levantar su pelo en busca de pequeñas manchas color café oscuro o negro que pueden ser pulgas torturando a tu peludo amigo. Esta revisión te ayudara también a verificar que tu peludo amigo no tenga bolas de pelo que también son dolorosas para él ya que le irritan su piel. Revisa su estómago y su espina en busca de bultos que puedan parecer protuberancias en la piel o le causen molesta cuando se las tocas. En caso de encontrar alguna protuberancia de este tipo consúltala con tu veterinario para descartar la presencia de tumores o bolas de grasa.

Revisa sus patas.

Por último, revisa sus patas en busca de heridas, agrietamientos o enrojecimiento, sobre todo en sus almohadillas. Que pueden estar maltratadas sobre todo si sueles pasear a tu perro a la hora que más fuerte está el sol, ya que esto calienta el pavimento y le afecta sus almohadillas tanto como a ti si caminaras descalzo junto a él. Revisa sus uñas, verifica que no estén demasiado largas o curvas, si están largas o curvas, córtalas para evitar que se le enganchen, sino sabes cómo hacerlo consúltalo con tu veterinario.
Revisa sus espolones (uñas que crecen en la parte lateral interna de las patas de tu perro), los perros casi siempre tienen espolones en las patas delanteras y ocasionalmente en las traseras.
Esperamos que estos tips te sean útiles, si te gustaron y crees que le puedan ser útiles a alguien más compártelos y recuerda que la mejor forma de demostrarle amor a tu perro es cuidando de él.
Fuente de la imagen: veterinariosonline.com

Posted by
admin